19 mar. 2011

Encuentros inesperados

Lo conocí en el ómnibus, casi siempre me miraba pero yo no le presté mucha atención, no era mi tipo. Un día, no me pregunten por qué lo empecé a mirar y me di cuenta que era bastante lindo y se vestía bien ( eso para mi es super importante, si vas mal vestido ni te miro). Entonces decidí hacer algo, yo sabía que él se bajaba en la penúltima parada entonces decidí quedarme hasta que el se bajara para decirle algo y así lo hice.



Eramos dos en el bus nada mas y llegó el momento de bajarnos y no sabía que decirle, entonces como me puse nerviosa, decidí que le iba a pedir fuego para romerp el hielo y despues le tocaba a él.

Así lo hice y terminamos conversando bajo el techito de la parada porque lloviznaba un poco, me dijo si quería ir de noche a cenar con él para conocernos más y a mi me pareció bastante apresurado y le dije que en vez de eso fueramos a dar una vuelta.



Al rato nos encontramos en la esquina de un boliche y fuimos a comprar algo para tomar y en cuanto nos pusimos a conversar nos dimos cuenta de que teníamos muchas cosas en común, como por ejemplo el buen gusto por el cine y la música.


Nos sentamos en un parque a conversar y a tomar algo y me confesó que hacía tiempo que me venía mirando pero que no se animaba a decirme nada porque yo lo ignoraba completamente, nos reímos y en un momento justo me dió un beso muy dulce pero también muy apasionado.



Esa noche no pasó nada más. nos volvimos a ver al otro día, pero esta vez en su casa. Era bastante ordenada y limpia para un hombre que vive solo. Me invitó a fumar un faso mientras escuchábamos música tranqui.

Despúes de una hora más o menos nos empezamos a besar y nos fuimos a su cuarto. Me tiró en la cama con suavidad y me empezó a besar el cuello y la clávicula con mucho esmero, tanto, que me hizo acabar con solo hacer eso. 



Me desnudo con prisa y sin calma y yo hice lo mismo, la urgencia de desvestirnos era muy grande, nuestros cuerpos vibraban con cada movimiento y tenerlo adentro era lo único que quería en ese momento. Me penetró con muchas ganas y ansias y no paramos por una hora y media, nuestros cuerpos se fundían en placer y deseo y nuestras bocas se movían al unísono calentándonos más y más.

Me daba vueltas, yo giraba en el aire como una trapecista y el me manejaba a su antojo como una marioneta, yo me dejaba porque me encanta que me dominen de vez en cuando y a él le encantaba mirar mi cara orgásmica mientras tanto.



Terminamos, nos fumamos el último faso yu me fui a  dormir a casa, para al día siguiente ir a trabajar en la oficina.

29 ene. 2011

Cine hot

Un Jueves por la noche me invitó al cine, me dijo que conocía uno que estaba muy bueno y que quería que lo conociera. 
Aunque la idea no me entusiasmó al principio, después de un rato cuando me empecé a aprontar para verlo, poniendome linda para mi primero y luego para sus ojos, me di cuenta que quizás la invitación podía convertirse en otra cosa. Le conozco la cabecita, siempre piensa retorcido y generalmente cuando me mira ya sabe lo que quiero y lo que estoy pensando.

Llegamos. Me pareció raro que estuviera tan tranquilo, eramos los unicos dos, me explicó que era el cine de un amigo y que lo estaba por abrir, entonces se lo pidió para poder llevarme. Fue a poner la película y yo le esperé en la butaca ansiosa porque no sabía que iba a pasar y un poco nerviosa porque el me ponía así.
 

Cuando llegó hizo la típica me abrazó haciendose el disimulado pero yo le saqué el brazo, nuestra " relación" por llamarla de alguna manera no era amor ni estabamos enamorados ni nada cercano a eso. Simplemente era un touch and go o como le decia yo un tiroteo pasajero. Le dije mira que nosotros solo cogemos, no pienses en otra cosa porque no da y como que se desilusiono un poco pero eso no le impidio empezar a jugar conmigo.

En ese momento me beso suave y tiernamente tomándose su tiempo. Paró. Y me miró a los ojos, nuestras miradas se cruzaron y entendi la razón por la cual me habia llevado ahi.
 
Se subió encima mio mientras las imágenes de la película se reflejaban en nuestros cuerpos y me desvistio con apuro y sin pensarlo.

Era todo en blanco y negro, o por lo menos era lo que yo veía en ese momento, estaba enceguecida de pasión y lo único en lo que podía pensar era en que quería que estuviera adentro mio.
 
Lo desvesti y empecé a arañar su espalda con ganas y sin parar.
Empezamos y ahora me puse arriba suyo y empecé a cabalgar parando de a poco para besarlo y despues seguir sin parar hasta el final.
 
Fue tan raro hacerlo en una butaca en un cine vacío con las luces de la película alumbrándonos las espaldas pero a la misma vez fue excitante.

Despues de casi una hora de sexo desenfrenado nos vestimos y nos fuimos esperando reencontrarnos para intentar algo nuevo.
 
 
 
 

21 ene. 2011

Noche de Playa...

Verano.

 Me invito a la playa, de noche. Llevamos vino y una manta. 

Nos sentamos a ver las estrellas, sintiendo la brisa recorrer nuestros cuerpos  y apenas empezamos a conversar, me le tiré encima y lo besé.
 
Era la noche ideal para hacer al amor bajo las estrellas, playa desierta, brisa suave y luna llena.

Sentí sus manos acariciar mis hombros lentamente, después bajar por mi espalda con mucho esmero, me hizo estremecer con sus caricias y mi cuerpo temblaba de placer.
 
Nos desvestimos suavemente, disfrutando de cada momento, de cada mirada y caricia que nos dabamos.
 
Le acaricié su espalda hasta llegar hasta su nuca y su cuello, puntos que funcionaban muy bien en el, lo besé, lo lamí y lo arañé hasta que estuvo listo.

Se subió encima mío, me tomó del cuello y empezó a tirar cada vez con más fuerza de mi pelo, llenandome de placer y haciendome acabar sin parar.
 
Cuando nos dimos cuenta que no dabamos mas de calentura, entró en mi despacito y sin apuro hasta que lo sentí todo adentro mío y pudimos empezar a cabalgar en esta odisea de placer y de ansias.
 
Me besó desde la frente hasta la punta de los dedos de los pies, tomándose su tiempo y recorriendome con ganas y con paciencia, yo explotaba de placer, no daba más, tenía un orgasmo atrás del otro y al darse cuenta de mi reacción siguió besándome, lamiéndome y mordiéndome con más ganas.

Me dio vuelta hasta quedar en cuatro y me penetró por atras, viendo mis lolas rebotar más y mas gritaba de calentura, gemía pero nada de eso nos preocupaba porque la playa estaba desierta. Me las apretaba, me las pellizcaba gozando cada vez más.
 
Cuando nos cansamos me di vuelta y me tocó tomar el control, me le trepé encima y empecé a bajar desde su cuello hasta su entrepierna. Me detuve ahi arañando despacito mientras el gemía mas y mas y lo empecé a lamer hasta llegar a su miembro grande y erecto que me estaba esperando.

Lo miré a los ojos y empecé con mi trabajo, rápido porque el no aguantaba mas pero me tomé el trabajo de recorrer todos sus rincones y cuando me di cuenta que no aguantaba me le trepé encima y me terminó a la segunda cabalgada.
 
Descansamos un poco y despues decidimos meternos al agua y probar ahi.
 
Pero esa es otra historia!
 
 

23 dic. 2010

Increíble...

Me volví a encontrar con el mismo tipo. Después de que nos vimos quedó pidiendo por mas.
 
Esta vez fue diferente porque me invito a su casa, bueno mejor dicho, a su apartamento.
 
Después de las 2 horas que me llevó arreglarme bien y perfumarme para verlo me tomé un taxi hacia allí, me quedaba un poco lejos y él no tenia auto.

Cuando llegue me recibió recién bañadito, perfumado y con una botella de vino blanco.
 
Aparte de todo eso me había cocinado pasta y le había quedado riquísima!
 
No quise comer mucho para no llenarme. Después de comer nos tiramos en el sillón a tomar vino y a escuchar música.
 
Después de hablar un rato (cortito por suerte) se lanzó arriba mio y fuimos a los golpes y los porrazos a su cuarto. Cama king size que destendimos en un minuto.

Esta vez él tomo el control me dijo que me tocaba a mi disfrutar. Yo agradecida, claro!
 
Comenzó a besarme el cuello, los hombros y siguió bajando mientras lentamente me quitaba la ropa con los dientes y las manos.
 
Seguimos besándonos mientras nos consumía la pasión y el fuego hasta que llegó un momento en que no aguantamos más y empezamos.

Cuando lo sentí dentro mío sentí que me desmayaba, era tanta la mezcla de pasión, lujuria, deseo y ganas que teníamos que casi rompimos la cama!
 
Mientras me cabalgaba más me excitaba verle su cara de placer total, empezó a hablarme y a gritarme cosas y yo no podía hacer más que gemir!

Arañé su espalda mientras gemíamos al unísono de placer y de calentura. Me miraba toda, mis expresiones, mi cuello, me lo mordía, lo chupaba hasta que llego a mis tetas.
 
Ahí se concentró un buen rato mordiéndome despacito, después mas fuerte, chupándome cada rincón mientras yo acababa, uno atrás del otro, ya no daba mas y él seguía dandome placer.
 
Me dio vuelta y me puso en cuatro, me tiraba del pelo y seguía penetrandome con su enorme pija.
 
Y ahí justo en ese momento termino!

Estábamos un poco cansados pero después de que descansamos un poco tomamos vino y fumamos un cigarrito le propuse ducharnos juntos!
 
Nos metimos a la ducha y me empezó a enjabonar la espalda despacito, cada movimiento era más y más provocativo hasta que lo agarre lo bese y me prendí de su pija, moviendo mi mano hacia arriba y hacia abajo cada vez más rápido hasta que estuvo completamente parada y dura.
 
El observaba asombrado mi capacidad de ponerlo duro solo con mi mano y algunos besos subidos de tono en el cuello. Mientras el agua caía suavemente sobre nuestros cuerpos, fresquita y sensual y nos besábamos apasionadamente, me agarro de la cintura y me levantó en el aire penetrandome de a poquito y haciendome desear cada vez más.

Cabalgamos sin parar por casi una hora y paramos solo porque el agua se enfrió mucho. Terminamos en la cama porque no íbamos a dejar todo ahí, nada nos importaba ni el calor  ni los ruidos de afuera, nada.
 
Solo nos importaba gozar, disfrutar al máximo y guardar un poco de ganas para la próxima vez.
 
Después de haber tenido cerca de veinte orgasmos sin parar el acabó y terminamos exhaustos.
 
 
Pero siempre con las mismas ganas de encontrarnos y volver a disfrutar juntos.
 

Continuará...
 
 
 
 
 

13 nov. 2010

Hecho Real

Noche de Verano, calorcito y una brisa fresa recorría nuestros cuerpos. Caminábamos despacio conversando de cosas triviales y a los dos se nos notaba la ansiedad de llegar.
 
Esa noche me invitó a su bar, me dijo que lo habia cerrado exclusivamente para mi (privilegio más que alentador). Llegamos al bar y me pregunto que queria tomar, le dije que queria un whisky doble, importado, obvio (si lo voy a hacer gastar, lo hago bien!)
 
 
Mientras tomábamos el whisky y fumabámos un delicioso cigarro nos mirábamos fijamente a los ojos, ardiendo de deseo, dimos la tercer pitada y tiramos los cigarros al suelo para fundirnos en un beso de pasión desenfrenada: me empezó a tocar la espalda baja, me sacó el buzo de un tirón y me acarició la espalda lentamente, tomándose su tiempo, acariciándome con un dedo, con dos, haciéndome estremecer de placer, mientras besaba mi cuello, como solo él sabe hacerlo.

 Me arrancó el pantalón y besó mis piernas suavemente tomándose su tiempo mientras subía haciendome desear hasta que al fin llegó a mi clítoris lo chupó suavemnte, lo mordió despacito lo lamió y hundió su legua muy adentro haciendome mojar de placer. Tuve dos orgasmos tres mientras el sostenía mis pechos turgentes,excitados a más no poder. Paró de repente me besó, le tiré el pelo mientras gemía de placer.


Entró. De golpe y sin avisar. Me empezó a cabalgar arriba de la mesa de pool, tiramos las bolas y pude sentirlo adentro mio, con fuerza hamacándonos de placer. El sudor corría por nuestros cuerpos mientras nos mirabamos y gemíamos al unísono.

Mi turno. Me le trepé arriba lo empecé a cabalgar mientras el miraba mis enormes pechos rebotar una y otra vez en su pecho, me los apretó con fuerza y me dijo que bien que lo haces, perrita.

Le chupé suavemente las tetillas, se las mordí y el gritaba de placer, me corrí un poco y lo puse de costado, para que me avanzara por atrás, cuando lo hice tuve seis orgasmos más.

Acabamos, fumamos un cigarro, tomamos otro poco de whisky y le dije Estás listo para la próxima ronda papi?

Empezamos de nuevo esta vez lo tomé entre mis brazos y le dije que me dejara hacer, bajé por su pecho hasta su gran pija y la empecé a chupar cada vez más, le mordí la cabecita mientras le acariciaba el perineo y el gemia y gritaba a más no poder.

Lo empecé a cabalgar cuando me di centa que el no aguantaba más y me puse en cuatro patas dada vuelta para que pudiera ver mi cola, lo cabalgué el tomó mi cintura y nos dejamos llevar.   

Terminamos y me fui.

7 oct. 2010

Fantasía # 2

Medianoche. Un motel barato al costado de la ruta. Llueve. La lluvia cae en mi lentamente y en lo único que pienso es en él. Me mira, lo sigo caminando rápido hasta la entrada del Motel. Llegamos a la habitación, apenas entro me toma entre sus brazos y  me besa con la calentura acumulada del viaje en auto de dos horas que hicimos para escaparnos de su esposa y de mi marido.



Estamos empapados, la luz tenue ilumina la habitación con un toque de burlesque y me preparo para lo que va a pasar. 
Me agarra y me da contra la pared de un tirón, levanta mi pierna y me desviste suavemente como en un ritual en el que se toma todo el tiempo necesario para ver como mis ropas caen lentamente al piso, develando mi desnudez.

Intento desvestirlo pero no me deja, me detiene porque quiere observar mi torso desnudo, mis pechos turgentes y voluptuosos, yo me dejo y miro como lentamente baja y me lame el cuerpo. primero el cuello, luego mis tetas listas para la acción, erectas esperando que me las coma de una vez, el se acerca cada vez más y toma una entre sus manos mientras me chupa, besa y lame mi otra lola, no puedo más del éxtasis que siento.

Me baja la pollera un poco y me saca la ropa interior, me toca la concha lentamente para que me caliente lo suficiente para comenzar. Me deja sacarle su ropa y terminamos desnudos contra la pared.
 
Estoy tan mojada que no resisto la tentación de que me penetre con su miembro tan grande y poderoso que me dan ganas de tenerlo para siempre adentro mio. Llega el momento y me penetra suavemente por unos minutos y luego me cabalga sin parar arañando mi espalda de placer, yo lo sigo y me prendo de su cuello, tiro su pelo y lo beso largamente.
 

Me pone de costado y seguimos cabalgando sin parar! Un orgasmo, dos, tres, sin parar. El me dice te gusta perra? y le respondo que me encanta.
 
Ahora soy yo la que me monto encima de él y se enloquece con la vista, mi cintura de abispa lo desconcentra y mis lolas rebotando sin parar hacen que pierda la razón, seguimos un rato así.

Se sienta en la esquina de la cama y me monto encima de el, es la cabalgata mas hermosa que alguna vez viví.
 
 
Me da vuelta, besa mi espalda mientras toca mi conchi y mis lolas, yo me mojo cada vez más, no lo puedo evitar, lo que él me calienta no me calienta nadie!
 
 
Terminó y yo sigo sudando de placer y de ganas.
 
Vamos para el baño y seguimos besándonos como si fueramos dos chiquillos enamorados, me enjabona la espalda, yo le lavo su pija y después del baño lo dejo descansar unos minutos para volver a empezar, pero esa es otra historia que otro día les contaré.


 

2 oct. 2010

Fantasia # 1

Esta es la historia de mi mayor fantasía.
 
En una cálida tarde de otoño iba caminando por la calle pensando en tener sexo, como siempre.
Decidí entrar al bar más próximo a tomar algo y lo vi. Alto, grandote, facciones definidas, tal como me gustan a mí.
 
Prendí un cigarro, pedí un whisky importado y me senté en frente de él.
 
No le podía sacar los ojos de encima y de eso, el se dio cuenta enseguida.
 
Vino a mi mesa y se sentó a mi lado. Me das fuego- me dijo.
 
Encendí su cigarrillo mirándolo a los ojos fijamente y me dijo que vas a hacer ahora?
 
Tomarte. Le conteste.
 
Resulta que el dueño del bar era amigo suyo, entonces nos dejó solos, completamente solos.
 
Solo él yo y las bebidas.
 
Me tomó de la cintura y me subió arriba de la barra sin dudar.
 
Me besó fuertemente, con la pasión con que yo me lo imaginé y yo le correspondí.
 
Rasgó mis ropas de un tirón y lo desnudé rápidamente, clavando mis uñas en su pecho.
 
Comenzo por tocarme la pierna y lentamente subió hasta mi entrepierna con sus dedos mágicos, haciendo maravillas por donde pasaba.
 
Hundió sus dedos en mi conchi y hasta el fondo no paró. Yo gritaba de tanto gozar y mientras le clavaba las uñas en la espalda.
 
Agarré su pija entre mis manos y suavemente la empecé a acariciar.
 
El se aburrió de tocarme y me dijo: Diosa, ahora si vas a gozar! Y bajo a chupar suavemente al principio, más rápido después mi conchi totalmente depilada, que lo esperaba impaciente.
 
Se concentró unos minutos en mi botoncito mágico (clítoris) y de tanto gemir creí que moría, morí de placer y el seguía, después hundió su cara de macho en mi pussy y con su lengua hizo cosas inimaginables. Dibujó círculos, letras, para arriba, abajo, a los costados, me sopló, me mordió, me pellizcó, no quedó cosa que no me hizo.
 
Gritéee, a más no poder y el gritaba por mi alzadura.
 
Después de diez orgasmos seguidos le dije, es tu turno de disfrutar, papi.
 
Bajé lentamente por su pecho hasta llegar a mi Gran Tesoro: su dick. Era tan grande que creí que no iba a entrar en mi boca.
 
Empecé tocándolo suavemente y después cada vez más rápido, sólo le pedí una cosa: No te acabes. El obedeció.
 
Le lamí el tronco, la base, la cabeza, las bolitas, todo y el gritaba de tanto placer.
 
Me la metí hasta el fondo, toda, si todita, y lo miré para ver la expresión que tenía y me di cuenta que no aguantaba más. Asi que me le trepé de un salto y pude sentir toda su pija adentro mio, subiendo y bajando, para atrás y para adelante. Me tiraba del pelo y yo saltaba arriba suyo, empapada en sudor.
 
 
Le tire del pelo, mordí su cuello, se lo chupé, luego bajé lentamente hasta llegar a sus tetillas y se las mordí despacito, despacito para luego chuparlas como a él le gustaba.
 
Enseguida lo agarré de la cabeza y lo besé tan apasionadamente que nuestras lenguas fueron una sola y se fundieron en deseo.
 
Le mordí los labios con mucha fuerza, le mordí las mejillas, las orejas, mientras tanto me hacia suya de una manera inimaginable.
 
Me daba tan fuerte que creí que iba a explotar, seguía y seguía sin parar.
 
 
Habían pasado veinte minutos desde que estaba adentro mio, y el goce era total. Lo mire a los ojos y le dije, ahora agarrate.
 
Lo tiré arriba de la mesa y me le subí arriba y comencé a montarlo despacito tres veces, fuertísimo después. Pude ver que le encantó.
 
Arañé su pecho y nos fundimos en un abrazo que pareció eterno, mientras llegábamos juntos a un orgasmo excepcional.
 
 
Terminamos.
 
Me vestí, se vistió, y me fui, deseando volver a encontrármelo en otro bar para gozar de otras dos horas de sexo desenfrenado.